Las líneas de investigación educativa del CRECIM se centran en:

  La práctica científica en el aula, a partir de la idea que la ciencia es una práctica social, y como tal los estudiantes aprenden ciencias haciendo ciencia. En CRECIM analizamos como el aprendizaje de las ciencias implica participación de un legado de conocimientos conceptuales y prácticas epistémicas (los modelos científicos y la modelización).

  La utilización de herramientas digitales en las clases de ciencias, entendiendo estas herramientas como mediadoras de la enseñanza y aprendizaje, y por tanto, como oportunidad de mejora de la educación científica, matemática y tecnológica. En CRECIM analizamos el papel que juegan en el aula y en el laboratorio herramientas como simulaciones, videojuegos, sensores, pizarras digitales o teléfonos móviles.

  El interés de niños y jóvenes por las disciplinas STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics). En CRECIM analizamos como diferentes iniciativas pueden influir en el interés los y las estudiantes en este ámbito del conocimiento, y como los factores informativos, psicológicos y sociales afectan a la toma de decisiones de los jóvenes sobre su futuro profesional.

  La práctica ingenieril en el aula a partir de la exploración de metodologías emergentes tipo tinkering. En CRECIM analizamos como estas metodologías pueden contribuir a promover habilidades creativas y competencias en el diseño “maker”.

  La promoción de la equidad educativa en disciplinas STEM, tanto en cuanto a cuestiones de género como cuestiones socioeconómicas. En CRECIM analizamos cómo se puede fomentar una ciencia, tecnología y matemáticas que promueva el acceso para todos, rompiendo las barreras que tradicionalmente han existido entre estas disciplinas y una parte importante de la población.